Con la técnica del “adhesivo médico” las grandes varices pueden ser tratadas en una hora.

Sin anestesia. Sin vendas o medias elásticas. Sin pigmentaciones en la piel, por lo que la paciente puede exponerse inmediatamente al sol.

A través de una punción con una aguja se introduce un fino catéter en la vena a tratar y con un inyector especial se coloca el adhesivo en pequeñas cantidades en el interior de la vena, sellándola. Con el tiempo esa vena se fibrosa y el organismo la reabsorbe.

Somos la clínica que introdujo esta técnica en España en el año 2013. Valoración gratuita llamando al 91 435 79 92. ¡Consúltenos!