Es importante recordar en primer término que, aunque es posible eliminar varices y arañas vasculares en las piernas, la enfermedad varicosa o Enfermedad Venosa Crónica no tiene cura, por el momento.

Por lo que la persona que sufre de esta patología podrá a lo largo de su vida sufrir la reaparición de varices y requerir nuevos tratamientos.

Podemos diferenciar dos grandes grupos de tratamientos, las cirugías y las técnicas no quirúrgicas.

Entre las cirugías conviene destacar la técnica con mini incisiones que a veces es posible realizar con anestesia local y permite obtener un muy buen resultado estético ya que no deja cicatrices.

 

ELIMINAR VARICES SIN CIRUGÍA

Todas las técnicas no quirúrgicas utilizadas para eliminar las varices en las piernas llevan al cierre y reabsorción de las venas afectadas.

Algunas son utilizadas para eliminar varices de gran tamaño (tronculares) y otras para eliminar las arañas vasculares.

Todos estos métodos provocan en primer término una inflamación en las venas tratadas que deriva en el cierre de estas, su fibrosis y posterior reabsorción por el organismo.

Para las grandes varices existen técnicas que utilizan las altas temperaturas para provocar la inflamación y cierre de las venas. Por ejemplo, el láser endovascular, la radiofrecuencia o el vapor de agua. Para aplicarlas es necesario introducir en el interior de las venas una fibra óptica o una fibra metálica o un catéter que liberan el calor en contacto con la pared interna de las varices.

Estas técnicas requieren infiltrar un anestésico en todo el trayecto de las venas y la sedación del paciente, por lo que es necesario realizarlas en el quirófano.

Requieren la utilización de vendas y posteriormente medias elásticas.

El procedimiento más novedoso es el que utiliza un adhesivo médico.

Se realiza mediante la introducción de un catéter en el interior de las venas, a través del cual se coloca un pegamento que se adhiere a la pared interna de las varices. Se produce el cierre de las venas y su posterior reabsorción con escasa inflamación. No requiere anestesia ni sedación por lo que no es necesario realizarlo en el quirófano. No es necesario vendar las extremidades ni usar medias elásticas. Y la reincorporación del paciente a sus actividades es inmediata.

También puede ser utilizada la esclerosis con micro espuma.

En este caso lo que provoca la inflamación en el interior de las varices es un medicamento esclerosante que se prepara en forma de espuma en el momento de proceder a la inyección. Comparado con otros métodos, la inflamación que produce es ligeramente mayor. Es necesario el uso de medias elásticas. Generalmente son necesarias varias sesiones de tratamiento. Durante la evolución pueden aparecer pigmentaciones en la piel que demoran varios meses en desaparecer.

ELIMINAR ARAÑAS VASCULARES

En la mayoría de los casos la aparición de estas pequeñas varices solo representa un problema estético para los pacientes. Sin embargo, es necesario estudiar el sistema venoso con ecografía Doppler para descartar que estén afectadas venas que no son visibles y que a veces requieren tratamiento previo.

Estos pequeños vasos pueden ser eliminados con la aplicación de calor por medio de láseres o electrocoagulación con radiofrecuencia y con la inyección de medicamentos esclerosantes en forma líquida o espuma.

Los consensos europeos indican como tratamiento preferencial la esclerosis con líquido esclerosante.

La técnica es muy minuciosa ya que deben ser puncionadas venas muy finas evitando la inyección en la piel.

Las arañas vasculares requieren, en muchos casos, varias sesiones de tratamiento ya que la respuesta al mismo es lenta. Si la técnica es correcta no aparecen pigmentaciones en la piel por lo que la paciente puede exponerse al sol

Es por esto que en el Centro de Estudios Vasculares desde hace varias décadas realizamos este tratamiento durante el verano con resultados sin complicaciones.