Qué es el Linfedema

Es una patología crónica caracterizada por la retención de líquidos y proteínas en los tejidos (edema) ocasionado por una alteración en el sistema linfático.

Puede aparecer como consecuencia de la retirada quirúrgica de los ganglios linfáticos, en cuyo caso recibe el nombre de linfedema secundario; o puede originarse sin causa aparente debido a una alteración congénita en el desarrollo del sistema linfático haciéndose evidente clínicamente en diferentes etapas de la vida, denominándose en estos casos linfedema primario. En algunos países, los linfedemas pueden ser causados por parásitos (filarias) que lesionan los vasos linfáticos.

El linfedema postmastectomía es sin duda el tipo de linfedema más frecuente. Es causado por la obstrucción del drenaje linfático del brazo por la retirada de los ganglios de la axila y la radioterapia asociada en el tratamiento del cáncer de mama. Las pacientes sometidas a este tipo de cirugía pueden desarrollar linfedema del miembro superior en un 20% al 45% de los casos. Las pacientes sometidas a la biopsia del ganglio centinela también presentan linfedema en un 4% al 14%. El edema puede aparecer inmediatamente después de la cirugía o hacerlo años después desencadenado, entre otras causas, por algún traumatismo o infección en el brazo. Los primeros tres años después de la cirugía son los que presentan más casos, disminuyendo en el 4º y 5º año, para ser raro después del 5º año.

El carácter crónico de esta patología conduce indefectiblemente al empeoramiento progresivo del linfedema cuando no es tratado. Llegando en algunos casos a cuadros de elefantiasis. El aumento del volumen del miembro, el engrosamiento cutáneo, la limitación de la movilidad, las dificultades para vestirse y calzarse, etc…,  pueden conducir a estos pacientes a un estado de depresión que los aísla de su medio social y familiar.

Además de su función inmunitaria produciendo anticuerpos para la defensa del organismo, el sistema linfático se encarga de reabsorber los líquidos y proteínas que normalmente escapan de la circulación y retornarlos al torrente sanguíneo; de esta manera funciona como uno de los principales mecanismos de prevención del edema.

En la superficie corporal pueden reconocerse diferentes áreas de  drenaje linfático interligadas de manera tal que si una de ellas se encuentra bloqueada, la linfa puede hacer un recorrido diferente del habitual para llegar a otras estaciones ganglionares que drenen el área obstruida. Estas vías de drenaje pueden ser estimuladas a través del tratamiento.

Cualquier alteración a nivel del sistema linfático no implica la aparición inmediata del linfedema, ya que el organismo suele desarrollar mecanismos compensadores para evitarlo. Sin embargo, este equilibrio puede ser roto en cualquier momento si se agregan factores capaces de aumentar la oferta de linfa y exceder la capacidad de transporte del sistema linfático previamente dañado. Entre estos factores se encuentran las infecciones e inflamaciones, los traumatismos, los viajes prolongados en avión, el embarazo, etc. ya que todos ellos aumentan la carga linfática.

Cómo puede diagnosticarse

Ver

Como tratar

Ver

Nuestra experiencia

Ver

Consejos para pacientes

Ver

Prevención linfedema postmastectomía

Ver