Consejos para Pacientes

Todos aquellos factores que favorezcan el estancamiento de la sangre venosa a nivel de los miembros inferiores, ocasionan un empeoramiento de las varices y de los síntomas de insuficiencia venosa.

Los pacientes portadores de varices o con factores de riesgo para padecerlas deben tomar en cuenta una serie de consejos que favorezcan el retorno venoso y activen la “bomba muscular”.

Permanecer de pie o sentado por períodos prolongados es perjudicial por lo que se aconseja dar paseos, subir escaleras, andar en bicicleta, nadar y practicar deportes que activen la musculatura de las piernas.

En la oficina, al realizar algunas actividades domésticas tales como planchar o cocinar y cuando se permanece sentado durante periodos prolongados (ej.: viajes, teatro, cine, etc.) se recomienda mover las piernas con frecuencia, caminar o realizar ejercicios de flexión con los pies.

Descansar con las piernas elevadas unos 15 cm. por encima del nivel del corazón para facilitar el retorno venoso.

Evitar la exposición prolongada al sol, los baños muy calientes y las saunas, que ocasionan vasodilatación y empeoran los síntomas. Se recomiendan duchas frías diarias sobre las piernas, comenzando en los pies y con movimientos circulares ascendentes.

Evitar el uso de prendas ajustadas que compriman circularmente las extremidades, ya que comprometen el retorno de sangre a través de las venas superficiales.

Se recomienda un régimen de comidas adecuado que contribuya a evitar el sobrepeso. Se sugieren alimentos vegetales y ricos en fibras para prevenir el estreñimiento y no excederse en el uso de sal, ya que puede favorecer la retención de líquidos y el edema.

En cuanto a la depilación, se desaconseja el uso de cera caliente que favorece la vasodilatación cutánea y puede incrementar los síntomas de pesadez en los pacientes predispuestos. Se aconseja el uso de ceras frías, cremas depilatorias o métodos mecánicos. La depilación láser no está contraindicada.

Si existen lesiones de la piel ocasionadas por insuficiencia venosa, tales como manchas oscuras o eczemas en una zona con varices, deben evitarse los traumatismos o cualquier herida de la piel que pueda favorecer el desarrollo de una úlcera. Ante esta eventualidad, consulte inmediatamente con el médico flebólogo.

Si usted está embarazada…

Durante el embarazo, es muy frecuente la aparición de varices, pies hinchados y molestias en las piernas. Estos síntomas pueden empeorar progresivamente hacia el final del embarazo, agregándose en este período próximo al parto, el riesgo de trombosis venosa.

Esto ocurre debido a: acción de las hormonas que favorecen una pérdida de tonicidad de las venas, aumento del volumen de sangre circulante, aumento de presión en las venas de los miembros inferiores por compresión del feto sobre las venas abdominales, cambios sanguíneos que asociados al estancamiento de la sangre favorecen la trombosis venosa.

Por lo tanto, durante el embarazo se recomienda:

  • consultar al médico flebólogo durante el primer trimestre del embarazo para una valoración clínica en caso de existir antecedentes de patología venosa (varices o trombosis venosa profunda previas al embarazo)
  • mantener controles periódicos
  • evitar tomar cualquier tipo de medicamento que no sea controlado por el médico
  • mejorar el retorno venoso y prevenir la hinchazón de las piernas llevando a cabo los consejos sugeridos y el uso de medias elásticas indicadas por el médico flebólogo

Varices

Ver

Por qué se producen

Ver

Como Tratarlas

Ver

Nuestra Experiencia

Ver