Cómo tratar

El tratamiento conservador está indicado en todos los estadios del linfedema primario y secundario e incluye una serie de medidas encaminadas a restablecer el equilibrio entre la cantidad de líquidos que deben ser conducidos y la capacidad de transporte del sistema linfático.

Los objetivos del tratamiento son:
– Reducir el volumen del miembro
– Recuperar la funcionalidad de la extremidad afectada
– Prevenir las complicaciones
– Mejorar los síntomas de pesadez y dolor
– Recuperar las condiciones normales de la piel
– Reducir la fibrosis
– Propiciar la recuperación de la autoestima y el reintegro a la normal convivencia social y familiar.

El tratamiento conservador consiste en:
– Cuidados higiénico-dietéticos destinados a mantener la integridad de la piel para evitar los brotes infecciosos, recuperar el tono muscular y la movilidad articular, conservar el peso ideal y evitar la retención de líquidos.

– Administración de fármacos con acción sobre el sistema linfático

– Masajes especialmente dirigidos a estimular el drenaje linfático y establecer vías colaterales de circulación de la linfa

– Uso de vendajes durante la etapa de reducción y medias o guantes elásticos para la etapa de mantenimiento. El tratamiento conservador debe ser realizado en dos fases o etapas sucesivas: fase intensiva o de reducción del volumen y fase de mantenimiento para evitar la recidiva del linfedema a largo plazo.

Con el tratamiento conservador conseguimos:

– Mejorar  la sintomatología de pesadez y dolor del miembro así como recuperar el tono muscular y la movilidad articular

– Reducir el volumen del linfedema permitiendo el uso de calzados y ropas adecuadas  con el consiguiente reintegro a la vida social y familiar

– Prevenir los cuadros infecciosos ( linfangitis y erisipelas ) que empeoran progresivamente el edema

– Mejorar las características de la piel evitando la fibrosis y la evolución hacia la elefantiasis

– El tratamiento quirúrgico  está indicado en un grupo seleccionado de pacientes portadores de linfedemas. Los mejores resultados se obtienen asociando el tratamiento quirúrgico al conservador dentro de un protocolo de seguimiento pre y postoperatorio.

Qué es el Linfedema

Ver

Cómo puede diagnosticarse

Ver

Nuestra experiencia

Ver

Consejos para pacientes

Ver

Prevención linfedema postmastectomía

Ver